¡Al fin!

Christian y yo lo hicimos ayer. Y yo fui el “top”. Yo lo penetré. Estuve dentro de él. Y de frente, misionero, como siempre lo quise, jeje. No fue mi primera vez, claro. Ya estuve dentro de él el 1 de enero, pero él estaba de espaldas y me costó trabajo. Aparte no “acabé”. Esta vez sí lo hice, y lo disfruté mucho. Aun no ha quedado claro lo que somos, pero por hoy no dejaré que ese asunto me atormente. Soy feliz y lo disfrutaré este día.

=)