Lo de siempre…

¿Recuerdan las dos últimas promesas que hice? Pues no las cumplí. No he sido un mejor hombre, y ayer, 14 de abril de 2016, le escribí a Christian. Qué vaina. Ya no prometeré nada porque nunca lo cumplo. Quedó pendiente explicar a qué me refería con ser un mejor hombre, pero a estas alturas del partido ya no importa.

Esta noche hablaré de dos cosas importantes: 1) mi inminente viaje a República Dominicana, y 2) la visita de Christian de ayer. Aunque no se sorprendan si termino no escribiendo nada y dejando este blog en blanco hasta después de un mes.