Christian vino anoche…

Y ya conocen la historia. Se repitieron los sucesos de nuestros dos últimos encuentros. Solo quiere sexo y luego se quiere ir. La única novedad es que me vio muy mareado. Qué vergüenza me dio. Lo rescatable es que fue por su propia voluntad e iniciativa. Yo no se lo pedí. Bueno, quizás cuenta como el abrazo que le pedí el 10 de agosto y no me dio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s